El preseguro, déjeme su ADN y le dire si le aseguro y por cuanto.

Desde todos los puntos de vista la predicción del futuro es algo que llama la atención. Es cierto que si bien no podemos ser adivinos si se pueden inferir comportamientos y perfiles a través del uso de grandes cantidades de información, lo que se da en llamar el Big Data.

Por supuesto que todavía queda mucho que andar en esta, relativamente nueva, disciplina pero lo que si esta claro es que hoy en día no solo disponemos de mucha mas información que antaño, sino que es terriblemente sencillo su manejo y su análisis.

Analizando la información de la que disponemos tanto interna como externa de clientes y usuarios, podemos fidelidad, realizar una mejor venta cruzada, diseñar productos y servicios, no solo que se adapten mejor a las necesidades de la demanda, sino también descubrir segmentos de mercado rentable que de otra forma pasarían inadvertidos para la organización.
Todavía en el terreno de la ficción ya se han realizado películas, como “Minority Report”, o series como “Person of interest”, que desarrollan el tema de la predicción de comportamientos delictivos y como adelantarse a la consecución de dichos hechos para prevenirlos.
En el sector asegurador, tímidamente, se empieza a organizar la información para saber de cual disponemos, para que puede servir y que información necesitamos incorporar de forma externa para completar el conocimiento de los grupos de interés.

Casi ningún sector como el asegurador, es consciente de la importancia de la estadística puesto que mediante esta, intentar conocer la probabilidad de ocurrencia de un siniestro y las consecuencias económicas del mismo.

Lo que parece que empieza a abrirse paso, es no solo utilizar la informacion ya disponible para predecir comportamientos, sino analizar tambien nuestra predisposición a padecer determinadas enfermedades o patologias.


Las aseguradoras estan empezando a estudiar la posibilidad de, incluir en el cuestionario de salud para la contratación de un seguro de salud o de vida, la pedir la realización de un análisi de ADN con la finalidad de estudiar la predisposicion a tener en el futuro determinadas enfermedades.

Por supuesto como primer paso, es la analizar la viabilidad legal de solicitar dicha información y por lo tanto concluir con certeza las “prepatologias” del asegurado y basado en eso calcular una prima personalizada o admitir o no a dicha persona dentro de la póliza.

En este sentido os enlazo un excelente análisis de la viabilidad legal del uso de esta información desarrollado en un trabajo que, merecidamente, fue galardonado con uno de los premios de la patronal de aseguradoras colombiana FASECOLDA, este documento con el nombre de “Influencia de las pruebas genéticas en la contratación del seguro” de Daniel Vasquez ilustra adecuadamente el estado de la cuestion. Podeis acceder al trabajo a través de este enlace.

Como podeis ver el futuro que vemos reflejado en las películas de ciencia ficción no esta tan lejos, para lo bueno o para lo malo.